share

La Ducati de cuatro ruedas

El Ducati DU4 de 1946, el primer automóvil fabricado

Un motor turbodiesel VM realizado para los Alfa Romeo

El Dr. Montano con el chasis de un Triumph TR4

El Tecno K, vehículo propulsado por un motor 250 Ducati

Las producciones Ducati y Triumph de los años 60

El Lancia Thema 8.32, cuyo motor era producido por Ducati

Un detalle del motor del Lancia Thema 8.32

Una sección del Fórmula Tecno K

 
 

Durante su larga historia, Ducati ha realizado las producciones más variadas. Es conocida la producción pre-bélica de condensadores, máquinas fotográficas, aparatos de radio y naturalmente la producción motociclística. Sin embargo no son muchos los apasionados que saben que Ducati produjo y realizó prototipos ligados al mundo de las cuatro ruedas.

El primer proyecto documentado es de 1946 cuando Ducati había reanudado desde hacía poco, la producción en el difícil intento de restablecer una actividad normal, después de los bombardeos que destruyeron la planta en 1944.

Los hermanos Ducati comenzaron la producción del Cucciolo en marzo de 1946, pero evidentemente la necesidad de reanimarse económicamente los condujo a comenzar con el desarrollo de un automóvil.
Nació, al principio en papel, un vehículo de 250 cc, propulsado por un motor de cuatro tiempos. Lo curioso es que el motor debería haber sido un bicilíndrico en "L" a 90° y el bastidor portante era multitubular. El proyecto establecía también la configuración del vehículo: una berlina biplaza. En el verano de 1946, en la filial milanesa, se realizó el primer y único prototipo. De este proyecto, llamado "DU4", existen todavía algunos diseños, mientras que el prototipo, que permaneció en Turín por mucho tiempo, es ahora de propiedad de un coleccionista privado. El prototipo está completo, excepto por la carrocería, probablemente jamás realizada. La razón por la cual los hermanos Ducati decidieron no continuar con la realización del vehículo fue probablemente porque la producción del Cucciolo se encontraba a pleno ritmo y por lo tanto en Ducati se descartó la idea de fabricar otro tipo de producto.

Pasaron casi veinte años antes de que en Ducati se volviera a hablar de cuatro ruedas. En esa época la empresa estaba controlada por participaciones del estado y el director ejecutivo Giuseppe Montano decidió comenzar la fabricación de un automóvil para promover el volumen productivo de las plantas de Borgo Panigale. La colaboración se estableció con British Leyland, que encargó a Ducati la fabricación de un cupé muy apreciado en esa época, la Triumph Herald. La producción se llevó a cabo alrededor de 1965. No sabemos exactamente cuántos automóviles se fabricaron en Ducati, lo que es seguro es que en el maletero estaba escrito en letra cursiva "Ducati Meccanica", justo debajo del símbolo Triumph.
En 1960 Fabio Taglioni diseña y realiza para la empresa Oscar Maserati un motor de ocho cilindros con sistema desmodrómico. La casa automovilística que se encuentra en la periferia este de Bolonia, en San Lazzaro di Savena, pidió a Taglioni que realizara un propulsor para un coche de carrera, probablemente un Fórmula1. El motor fue diseñado con una configuración de ocho cilindros en "V", pero la idea no fue aceptada y así, también este ambicioso proyecto cayó en el olvido. El motor aún existe, y es de propiedad de Giorgio Monetti, que con Leopoldo Tartarini, dio la vuelta al mundo con una Ducati 175 TS.
Otro episodio une Ducati al mundo de las competiciones automovilísticas. El equipo "Corse Tecno", fundada por los hermanos Pederzani en la primera mitad de los años 60, era una realidad que recién nacía en los alrededores de Ducati, en Borgo Panigale, y a la que se unió un ex-mecánico del departamento Corse Ducati, Renato Armaroli, quien junto con Franco Farné, Giorgio Nipoti, Rino Caracchi y Mario Recchia, formaba parte de la gran escuela de los mecánicos especializados Ducati.
En 1964 se realizó una nueva fórmula, la Fórmula K, así llamada porque la estructura del chasis se inspiraba en los kartings, pero el aspecto del vehículo era mucho más parecido al de un automóvil de Fórmula1.
El vehículo Tecno K fue construido por Tecno, una empresa famosa en los años 60 y 70 en las competiciones de Fórmula2. El equipo Tecno era el punto de partida para pilotos famosos como Ronnie Peterson, Francois Cevert y Clay Regazzoni.

En el prospecto de la época, el Tecno K era descrito como un vehículo para campeonatos monomarca equipado con motores de motocicleta de 250 cc. Se mencionaban diferentes marcas proveedoras entre ellas: Benelli, Aermacchi, Morini y Ducati. Fue precisamente esta última la que se convirtió en el proveedor oficial de los propulsores del monoplaza, al punto que aún ahora, algunos

coleccionistas que poseen estos raros ejemplares, lo han rebautizado "Fórmula Ducati".
Los últimos dos acontecimientos que unen Ducati con el mundo de las cuatro ruedas tienen relación con la fabricación de motores, de la que la empresa se ocupó por uno de los períodos más difíciles de la historia de la planta de Borgo Panigale. Entre 1979 y 1984 Ducati Meccanica tenía una relación de colaboración con la sociedad VM de Cento, en la provincia de Ferrara. A pesar de las victorias en los circuitos y la creación de proyectos muy sofisticados, como el motor Pantah, la dirección ya no creía en el producto motociclístico, que se había visto fuertemente perjudicado por el fracaso de las motocicletas paralelas 350 y 500. Ducati se convirtió en un fabricante de motores marinos y motores diesel para la autotracción, mientras que las motocicletas pasaron a un segundo plano, con producciones anuales que no superaban las 1700 unidades.
Ducati produjo el motor turbo diesel 4 cilindros, bajo licencia VM, para algunas familias de Alfa Romeo, y la producción de este motor continuó como mínimo hasta 1988, cuando los hermanos Castiglioni salvaron la fábrica del cierre. Si no hubiera sido por el gran entusiasmo de los dos hermanos de Varese, Ducati se habría convertido en un depósito de motores.

El último capítulo de las producciones de cuatro ruedas en Ducati forma parte de la historia más reciente. En virtud de la amistad y la colaboración que existía, y sigue existiendo, con Ferrari, por un corto período de tiempo (1990-1992) Ducati produjo propulsores de ocho cilindros realizados en Maranello, pero destinados a la serie exclusiva de Lancia Thema, el 8.32, que montaba precisamente un motor Ferrari, construido en Borgo Panigale, por Ducati.