share

La aventura motociclística que se convirtió en un mito

El recorrido del viaje

Giorgio Monetti y Leopoldo Tartarini junto al Dr. Giuseppe Montano a la salida de la Vuelta al Mundo en septiembre de 1957

Monetti y Tartarini un año después en septiembre de 1958

Monetti y Tartarini huéspedes del concesionario tailandés durante la Vuelta al Mundo

Tartarini y Monetti durante una etapa de su viaje

 
 

La vuelta al mundo de Leopoldo Tartarini y Giorgio Monetti en la Ducati 175 fue una aventura extraordinaria que comenzó hace casi medio siglo, seguramente una de las páginas más bellas de la historia de Ducati, e incluso del motociclismo mundial.

El objetivo de este viaje extraordinario y pionero que duró un año entero (de septiembre de 1957 a septiembre de 1958) y que recorrió las calles de todos los continentes, era promover la marca Ducati y establecer una red de concesionarios en los países donde la casa boloñesa no era conocida. Una hazaña increíble, concebida por Leopoldo Tartarini, campeón de motociclismo boloñés y respaldada por Ducati que con su 175 cc. proporcionó moto y asistencia, convirtiendo el viaje en una ocasión promocional sin igual. Era la primera vez que una casa motociclística llevaba a cabo una campaña promocional de esta magnitud, con medios limitados y muy pocos puntos de apoyo. Para el viaje que costó unos 50 millones de liras, que comprendían

también los numerosos desplazamientos por avión y por barco, no se llevaron a cabo entrenamientos específicos y la organización fue relativamente superficial puesto que muchas veces no existían mapas detallados de las zonas que se debían atravesar. Las distancias eran calculadas en el mapa con el compás y las dos motos fueron adaptadas con pocas modificaciones dentro de la misma Ducati por mecánicos amigos.

Los dos "centauros" elegidos para esta aventura fueron un profesional y su amigo aficionado, que conocía muy bien la moto. El primero, Leopoldo Tartarini, era un campeón motociclístico famoso, que se había quedado sin moto porque las competiciones en carretera como la Milán - Taranto o el Motogiro habían sido eliminadas por razones de seguridad. Ducati, que había diseñado la 175 cc., la moto utilizada en la Vuelta al Mundo, comprendió que tenía que aprovechar este medio muy seguro para algo importante y así aceptó enseguida la idea de Tartarini, que era piloto Ducati con contrato plurianual. El segundo protagonista de la hazaña fue Giorgio Monetti, joven estudiante universitario trotamundos, amigo de Tartarini, que a la espera de encontrar un trabajo decidió intentar la aventura.

La documentación completa de este viaje extraordinario se encuentra en un fantástico volumen de literatura de viaje con el título Il giro del mondo di Tartarini e Monetti su Ducati 175 (La vuelta al mundo de Tartarini y Monetti con la Ducati 175) publicado en italiano por la editorial Minerva.