share

La 200 Millas de Imola

El grupo espectacular de las 750 Imola oficiales en el box de la 200 Millas de 1972

Paul Smart y Bruno Spaggiari como flechas en la recta del Autodromo del Santerno

Smart y Spaggiari batallan durante la competición

Bruno Spaggiari, Fabio Taglioni y Paul Smart al final de la victoriosa competición

 
 

El mistero de Imola 1972

A menudo la historia nos depara sorpresas absolutamente inesperadas, como sucede en la arqueología y, en cierta forma, reconstruir la historia de Ducati en sus mínimos detalles es comparable al trabajo de un arqueólogo.
Por ejemplo, Imola 1972 sigue siendo una fuente de sorpresas.

Recientemente encontramos el programa oficial publicado en ocasión de la primera edición de la competición del Santerno (río que pasa por la ciudad de Imola). Hojeándolo nos dimos cuenta que encerraba un verdadero "misterio". Al consultar la lista de los participantes de la competición se leen los nombres conocidos de Agostini, Brambilla, Tait, Read, Rutter, Spaggiari, Smart, Villa, Brettoni... pero de repente aparecen dos nombres, ligados a la Ducati 750, que nunca entraron en pista ese día: Barry Sheene y Gilberto Parlotti.

Para comprender porqué estos dos pilotos no participaron en la competición vamos a comenzar por los nombres de los pilotos conocidos de Casa Ducati: Bruno Spaggiari, Ermanno Giuliano y Gilberto Parlotti. Ya sabemos que Spaggiari en ese entonces era el piloto más "longevo" de la Casa de Borgo Panigale, puesto que ya en 1955 corría con la Marianna en el Motogiro. Giuliano y Parlotti formaban parte de la nueva generación de pilotos Ducati, que se habían distinguido con la Ducati 250 en la segunda mitad de los años 60 y que a partir de 1971 se alternaban en la conducción de la recién nacida 500 GP 1971. Con la única diferencia que Ermanno Giuliano no era sólo un piloto, sino también el probador oficial Ducati, y por lo tanto un empleado de la empresa a todos los efectos.

Con relación a los pilotos extranjeros, considero que Ducati, o mejor dicho la dirección de Ducati compuesta por Fabio Taglioni, Fredmano Spairani y Cosimo Calcagnile, los eligió, como se dice, del "montón". La 200 Millas de Imola era una carrera absolutamente nueva para la época, inspirada directamente

en la más famosa 200 Millas de Daytona. En aquel tiempo varios pilotos británicos "migraron" a los Estados Unidos para buscar fortuna en los circuitos estadounidenses. Smart era uno de estos pilotos, tanto que fue su esposa Maggie (hermana de Barry Sheene) quien lo llamó por teléfono para decirle que había sido contactada por Ducati para que averiguara si él deseaba participar en esta nueva competición, conduciendo una moto diseñada especialmente para el evento. Smart aceptó y también el inglés Alan Dunscombe. ¿Y qué pasó con Sheene? Ese año Ducati contactó efectivamente con el joven Sheene, pero después él decidió participar en la carrera con una Triumph 3, en ese entonces considerada una de las mejores motos disponibles. Lamentablemente Triumph no pudo satisfacer las necesidades de Barry Sheene, puesto que estaba en una situación económica un poco delicada, por lo tanto al final Sheene no participó en la competición.

De Gilberto Parlotti sabemos que participó en algunas competiciones en 1971 con la 500 GP, ganando una carrera no oficial en Škofja Loka. Parlotti era un piloto vinculado a los mecánicos históricos de Ducati, entre ellos: Giorgio Nepoti, Rino Caracchi y Franco Farnè, pero en realidad no corría sólo con Ducati, era una especie de "free-lance" del motociclismo, vinculado a varias marcas.

Según algunas declaraciones de quien se ocupó efectivamente de la preparación de las motos para la 200 Millas, al final el número de motos que se prepararon era superior al de los pilotos efectivamente disponibles, al punto que Ducati intentó fichar otros nombres como Jarno Saarinen y Renzo Pasolini, que no mostraron interés en la nueva moto y Walter Villa que corrió llegando tercero con una Triumph 750 de tres cilindros.

Uno podría preguntarse porqué Ducati no consiguió fichar un número de pilotos suficiente para hacer correr las siete motos preparadas para la carrera. La respuesta podría ser la siguiente: la 200 Millas de Imola era una competición absolutamente nueva para la época, la primera carrera dedicada a motos de carrera derivadas de la producción. Era normal que todas las casas motociclísticas estuvieran interesadas, puesto que un éxito en esta carrera se habría traducido en resultados económicos en términos de ventas.

No nos olvidemos que recién había comenzado el boom de las maxi motos, por tanto el triunfo en Imola habría significado seguramente una fuerte demanda de un cierto tipo de moto, sobre todo de la ganadora. En ese entonces las motos que se debían derrotar eran las pluricilíndricas inglesas (Norton, Triumph, BSA) y las primeras motos japonesas (Kawasaki y Honda), contra las que se enfrentaron casi todas las casas italianas de la época, que producían las primeras motos de grande cilindrada (Guzzi, Laverda, MV, Ducati).
Debido a que Ducati no podía presumir de un "palmarés" de victorias al nivel de las demás casas, era difícil que los pilotos decidieran conducir una moto que no conocían y sobre todo que no parecía competitiva. Pero como ya sabemos la carrera no terminó como todos esperaban.

Al final se decidió que los pilotos Spaggiari (9), Smart (16) y Giuliano (39) correrían con dos motos cada uno, mientras que Dunscombe (45) tendría una sola moto a disposición.
Smart y Spaggiari ganaron y conquistaron el primer y el segundo lugar (inolvidable la histórica anécdota de la gasolina agotada en la moto de Spaggiari en la última vuelta), mientras que Giuliano se retiró a causa de una fiebre alta y Dunscombe quedó en una posición más atrás.