share

Ducati y el “Cavallino Rampante”

Detalle de la cúpula de la Ducati 125 Desmo en 1956 con a los lados la imagen del Caballo Encabritado

La 125 Desmo, primera moto Ducati en la cual aparece el Caballo Encabritado

La 250 Bicilíndrica Desmo de Mike Hailwood™ con el Caballo Encabritado

El “as” de la aviación Francesco Baracca con su avión, personalizado con el “cavallino rampante” que estuvo brevemente en los carenados de Ducati

Retrato fotográfico del Mayor Francesco Baracca

Francesco Baracca en la carlinga de su avión

Francesco Baracca en su avión, aún sin la personalización del Caballo Encabritado

 
 

Durante las visitas a nuestro Museo u hojeando los libros de historia de Ducati, muchos Ducatistas nos hacen un pregunta interesante. ¿Por qué algunas Ducati en el pasado tenían un caballo rampante casi idéntico al de Ferrari?
Por un corto lapso de tiempo, nuestras motos de competición y una versión de carretera de 98 cc. (llamada "Cavallino" en Europa y "Bronco" en EE. UU.) tuvieron en los carenados laterales un caballo idéntico al de Ferrari. Para los amantes de las viejas historias de Ducati, este aspecto contribuyó a identificar nuestras motos como las "Ferrari sobre dos ruedas".

Alrededor de 1956 el ingeniero Taglioni pidió y obtuvo la autorización para pintar en nuestras motos el famoso caballo. La primera moto con este símbolo fue la Trialbero Desmo de 1956, que estrenó y ganó el G.P. de Suecia de ese año. Luego otras motos como la Marianna, algunos modelos de la 175 F3 y la famosa 250 bicilíndrica de Mike Hailwood lucieron el famoso equino.

¿Por qué Taglioni escogió el "cavallino rampante"? Simple, Fabio Taglioni nació en Lugo de Romaña, un pueblo a unos 35 kilómetros de Bolonia. En la misma ciudad donde nació el personaje italiano más famoso de la Primera Guerra Mundial, el Mayor Francesco Baracca: el "as" italiano de la Gran Guerra, con 34 victorias aéreas en el Frente Italiano, que murió en Montello el 19 de junio de 1918.

Francesco Baracca era un oficial de la caballería; en 1915 cuando estalló la guerra contra Austria-Hungría, decidió sacar la patente de piloto de aviones. Cuando Baracca llegó a su escuadrilla, decidió personalizar su avión pintando en el fuselaje un caballo negro sobre una nube blanca. Muchos históricos de la 1ª Guerra Mundial piensan que Baracca pintó el caballo no tanto para recordar que era un oficial de caballería, sino como homenaje al cuerpo de caballería al cual pertenecía, el 2° Piemonte Cavalleria. En realidad las armas de esta unidad muestran un caballo rampante plateado en un fondo rojo.

En 1923, cinco años después de la muerte de Francesco Baracca, su madre, la

condesa Paolina Biancoli, regaló como "amuleto" el símbolo del hijo a Enzo Ferrari, que en 1923 corrió el Gran Premio de Lugo con su escudería, en ese entonces equipada con vehículos Alfa Romeo. Puesto que Ferrari no tenía un símbolo para su equipo, adoptó el caballo negro sobre un escudo con fondo amarillo con una faja tricolor encima. El color amarillo representaba Módena, ciudad natal de Ferrari. Una curiosidad: los caballos utilizados por Ferrari y Ducati tienen la cola hacia arriba, mientras que el original de Baracca tenía la cola hacia abajo.

La decisión de la dirección general de la época de retirar el equipo de carreras oficial debido al alto coste y la poca consideración por el aspecto histórico del símbolo, hicieron desaparecer el "Cavallino" de los laterales de nuestras motos.

Por tanto existe un involuntario elemento de conexión entre las "rojas" de dos y cuatro ruedas, consolidado por la historia de dos personajes míticos.