share

Paul Smart

Paul Smart al principio de su carrera en 1968, montado en una Ducati 250 Mark 3D.

Paul Smart al principio de su carrera en 1968, montado en una Ducati 250 Mark 3D.

Paul Smart en acción en la Ducati 750 Imola Desmo en la 200 Millas de Imola de 1972.

Paul Smart y Bruno Spaggiari como flechas en la recta del Autodromo del Santerno.

Paul Smart en la curva Acque Minerali en la 200 Millas de Imola de 1972.

Paul Smart y Bruno Spaggiari festejan en el podio la victoria en la “200 Millas de Imola” de 1972.

Paul Smart y Bruno Spaggiari en 1974 en los box de Imola.

Los apasionados Ducati siguen apreciando Paul Smart.

Paul Smart durante la vuelta de honor en Imola durante la última manga del Campeonato Superbike 2001.

Troy Bayliss, Paul Smart y el Doctor Costa en 2001 posan juntos a la 750 Imola de 1972 y a la 996 decorada con los colores conmemorativos de la 200 Millas de Imola.

 
 

El piloto inglés nació el 23 de abril de 1943 en Eynsfords (Kent) y participó en muchos tipos de competiciones motociclísticas con diversas marcas, pero con su mítica victoria en las 200 Millas de Imola en 1972 se convirtió en un piloto legendario para los aficionados de la historia de Ducati.

Paul Smart fue el protagonista de la competición más importante de la historia de Ducati. Delante de un público de 70.000 aficionados se presentaron once marcas, incluyendo las poderosas MV Augusta, Honda, Triumph, Norton, BSA y Moto Guzzi, conducidas por los pilotos más importantes de aquel momento, como Phil Read, Walter Villa y el favorito Giacomo Agostini.

En aquella época, Ducati se estaba concentrando más en temas de producción que en las competiciones, y por esa razón no figuraba entre las favoritas para la victoria. De hecho, la casa boloñesa destinó a esta competición una GT 750, es decir una moto de gran turismo y la primera Ducati con un motor desmodrómico, y la encomendó al piloto inglés que, a pesar de ser muy bueno, estaba a la sombra de la estrella del gran Agostini y su MV Augusta.

La Ducati GT 750 estaba equipada con los mismos bastidores, las mismas suspensiones y los mismos frenos que la moto de carretera, mientras que en la moto de "Ago" se habían montado piezas de la 500 del Gran Premio. Con un equipo reducido pero altamente profesional como apoyo, Smart comenzó las 200 Millas de Imola, y su moto demostró ser altamente eficaz y potente. A la cuarta ronda, el piloto inglés alcanzó la favorita MV Augusta de Agostini. Para gran sorpresa de muchos, fue Smart quien llegó primero a la meta de las 200 Millas de Imola, y para resaltar aún más aquel triunfo, detrás de la Ducati de Smart llegó otra Ducati, la de Bruno Spaggiari, quien habría seguido luchando para alcanzar la victoria si no se hubiera quedado sin gasolina justo en los últimos metros.

Fue la apoteosis. Era la primera vez que las poderosas motos del "conde"

Domenico Augusta se vieron humilladas con un resultado tan claro. Antes de aquella memorable victoria, pocos conocían al piloto inglés que corría en Estados Unidos. Su equipo americano, Hanson Kawasaki, competía con motos japonesas que tenían muchos problemas de fiabilidad.

Cuando Ducati lo llamó para completar su equipo de cuatro pilotos, Smart se sorprendió del potencial del departamento técnico dirigido por el ingeniero Taglioni y no comprendía por qué esta casa boloñesa no invirtiera más en competiciones. Pero en aquel momento la filosofía empresarial ya estaba cambiando en ese sentido, y la victoria de Imola hizo comprender de manera definitiva la importancia de las competiciones para alcanzar los objetivos comerciales.

Volviendo a lo que sucedió antes de la carrera, es importante saber que el fichaje de Smart fue una verdadera aventura: Taglioni había convencido al director Fredmano Spairani para que aprobara la cobertura financiera de las inversiones

necesarias, pidiendo que contrataran también buenos pilotos, como Jarno Saarinen, Barry Sheene o Renzo Pasolini.

Pero en 1972, Ducati no era una marca conocida en el mundo de las competiciones de motos de gran cilindrada, puesto que en el pasado había siempre ganado con las pequeñas monocilíndricas. Por esta razón, los pilotos no creían que en su primera competición pudieran ganar con la F 750, el nombre que se le dio a la GT 750 preparada para esta carrera.
Al final Spairani tuvo que contratar a pilotos menos conocidos, como al inglés Alan Dunscombe y al veterano Bruno Spaggiari. Intentaron también ponerse en contacto con Smart, pero no fue fácil. Entonces contactaron con su compañera Maggie, hermana de Barry Sheene.

A pesar de que al principio no estaba del todo convencido de su elección, lograron firmar el contrato. Cuando Smart llegó a Italia, se sorprendió al ver que en el aeropuerto de Milán una gran berlina lo estaba esperando para llevarlo

directamente al circuito de prueba de Modena. No le dieron ni siquiera el tiempo de lavarse y descansar. A pesar de estar exhausto, se puso a probar los neumáticos Dunlop TT100 y los diferentes bastidores. 

Smart estaba sorprendido de que casi todo el material fuera de las motos de serie y que, sin duda, estaba frente al equipo más profesional que jamás había conocido. El equipo estaba compuesto por treinta personas que disponían de diez motos, todos trabajando tenazmente y con la pasión que siempre ha caracterizado Ducati.

Después de poco tiempo, todos tendrían ocasión de celebrar una sorprendente victoria.

Fragmento de Passione Ducati - Editorial De Agostini/Altaya, con la amable autorización del editor.

 

Suscríbete a la Newsletter y sé el primero en enterarte!

Introduciendo tu dirección de correo electrónico estarás siempre al día de las novedades y promociones de Ducati. Puedes concluir tu inscripción en cualquier momento y crear tu perfil en Ducati.com para acceder a todas las funciones.
Declaro estar al tanto de la información comprendida en el artículo 13 del decreto legislativo 196/2003 y del anexo del artículo 7 del Código de privacidad y

consiento en el tratamiento de mi dirección de correo electrónico con la finalidad en él descrita

Ingrese su dirección de correo electrónico