share

Marianna

La Marianna fue la primera Ducati a estar equipada con un motor monocilíndrico de pares cónicos.

En 1955 el piloto de Modena Gianni Degli Antoni ganó la 3° edición del Motogiro d’Italia con la Gran Sport 100 cc. (foto Breveglieri)

Giuliano Maoggi en acción durante el Motogiro d’Italia de 1956 en la Marianna 125.

 
 

Desde su creación en 1955 la Ducati Gran Sport ha cautivado la imaginación de los apasionados de todo el mundo.
A pesar del tiempo esta moto sigue formando parte del patrimonio colectivo del mundo del motociclismo. Su palmarés es impresionante, pero por sí solo no justifica su fama.
La Marianna podría definirse como la manifestación estética de la moto de competición.
A pesar de no haber sido diseñada pensando en su aspecto, representa un purísimo punto de encuentro entre forma y funcionalidad.

La verdadera historia deportiva de Ducati comenzó en 1955.
Todo lo que sucedió antes debe considerarse como un simple prólogo.
En los años 50 Europa fue sacudida por una gran pasión por las competiciones, con manifestaciones como la Gran Fondo, la Milán - Taranto y el Motogiro que atraían multitudes de apasionados y pilotos.


Fue en estos momentos que el entonces Presidente de Ducati, el Dr. Montano, contrató a un joven ingeniero llamado Fabio Taglioni.

Taglioni tenía una gran pasión por las competiciones y por la buena mecánica y enseguida intentó dirigir la producción Ducati hacia un nuevo rumbo.
Su misión era construir una motocicleta capaz de ganar en pista y al mismo tiempo apta para la producción en serie.

Taglioni decidió desarrollar una moto con un motor de 100 cc con un solo árbol de levas y pares cónicos.
Esta combinación (a la que Taglioni permanecerá ligado por la mayor parte de su carrera) era considerada compleja y costosa.
Pero a Taglioni le dieron carta blanca y lo que resultó fue la Gran Sport 100, llamada Marianna.
Desde su estreno la Gran Sport se ubicó en una categoría aparte y demostró su

enorme valor ganando fácilmente su primera competición y continuando con la dominación en las competiciones de Gran Fondo.
Pero tal vez la mayor proeza de esta moto fue demostrar que se podían producir en serie motos con cilindrada de hasta 350 cc.
La Marianna era el símbolo de la nueva filosofía Ducati: diseñar motos de serie capaces de ganar en las competiciones.

La Marianna era extraordinaria en pista y hasta los primeros años 60 ganaron con ella pilotos de todo el mundo.
Ganó un número increíble de competiciones, en particular dos Milán - Taranto, y tres ediciones del Motogiro, el último de ellos se caracterizó por su resultado impresionante, es decir seis Gran Sport en los primeros seis lugares.

Fue muy interesante también el desarrollo de estas motos para las competiciones.
Después de la solución temporánea del doble árbol de levas de 1956, se diseñó

el motor desmodrómico con triple árbol de levas, uno de los ejemplos más geniales de la idea personal de Taglioni en la moto de competición.
A pesar de la aparente complejidad de los tres árboles, consiguió evitar el uso de muelles y que la Ducati 125 Gran Premio alcanzara sin problemas las 12.500 rev/min.

 

Palmares

1955
1° Milán-Taranto 125
Giuliano Maoggi
1955
1° Milán-Taranto 100
Giovanni Degli Antoni
1955
1° Motogiro d'Italia (100)
Giovanni Degli Antoni
1956
1° 24 Horas del Montjuic (125)
Fargas/Ralachs
1956
1° Milán-Taranto 100
Alberto Gandossi
1956
1° Campeonato Júnior 100
Franco Farnè
1956
1° Motogiro d'Italia (100)
Alberto Gandossi
1956
1° Milán-Taranto 125 
Giovanni Degli Antoni
1956
1° Motogiro d'Italia (125)
Giuliano Maoggi
1957
1° Campeonato Júniors 100
Franco Farnè
1957
1° Motogiro d'Italia (100)
Giuseppe Mandolini
1957
1° Motogiro d'Italia (125)
Antonio Graziano
1960 1° Trofeo Italiano Cadetes 125
Sisto Accorsi

Especificaciones técnicas

  • MOTOR

  • TRANSMISIÓN

  • CHASIS