share

999

 
 

Dos años después de la producción de las motos MHe, Ducati se enfrentó a un nuevo reto: reconsiderar el diseño de la moto que, junto con la Monster, se convertiría en el mayor impacto en términos de producción: la 916.

A lo largo de casi diez años, se produjeron más de 70.000 ejemplares de la 916 y sus evoluciones (la 748, 996 y 998), y estaba claro que la sustitución de la 916 en las cabezas (y corazones) de los ducatistas no sería fácil. Así que Pierre Terblanche decidió crear una moto que rompería con el 'estándar' universalmente reconocido de la 916.

Y así fue cómo nació la 999. La nueva Superbike de Ducati era muy diferente a la 916, con un nuevo diseño, un basculante de doble brazo en lugar del monobrazo de la 916, doble faro polielipsoidal y un mayor confort para el piloto: todo fue diseñado para garantizar que la moto estaba muy avanzada técnicamente.

La 999 también demostró ser extremadamente eficaz en la pista, ganando tres títulos de Superbike con Neil Hodgson (2003), James Toseland (2004) y Troy Bayliss (2006).

Su vida productiva fue, sin embargo, bastante breve y, después de tan sólo cinco años, fue sustituida por la 1098 que remontaba de nuevo a las líneas de la Ducati 916.